Emociones destructivas


El día de ayer fue muy duro para Senda, allí sentada en aquella roca, sin poder poner en orden su cabeza.
Toda una tormenta de emociones era lo que experimentaba, tan confuso le resultaba todo que sintió que no podría salir de allí.

Pero era un sentimiento más, de esos que salían de su cárcel interior, que la engañaban. Esas emociones destructivas las sentía tan intensamente que creía todos sus mensajes de forma literal.

Hoy salió por otro sitio a pasear y llegó a un lugar muy soleado, se sentó en un banco y leyó el siguiente párrafo del libro que últimamente la acompañaba Emociones destructivas. En su página 274 decía:

"...cualquier intento de cambio debe comenzar centrándose sobre las emociones para modificar los estados de ánimo..."

Eso era lo que ella quería, modificar su estado de ánimo, así es que prosiguió leyendo.

"...si queremos ocuparnos de nuestro futuro debemos empezar en el instante presente. Quien quiera ocuparse ahora mismo de las emociones deberá prestar atención al encadenamiento de los pensamientos, al modo en que un pensamiento conduce al siguiente.

Un pensamiento fugaz acaba desencadenando una obsesión, como la diminuta nubecilla que acaba convirtiéndose en un cielo plomizo y lleno de relámpagos."

Hablando de pensamientos encadenados, a Senda en este momento le apareció en su mente una pregunta: ¿cuánto tiempo llevaba maltratándose a sí misma últimamente? Echó cuentas y el resultado no era nada alentador, había estado al menos una semana prácticamente entera criticándose duramente y de forma constante. Esos pensamientos habían llenado sus horas de trabajo, e incluso sus horas de ocio, hasta lo que más le gustaba hacer, sus horas de deporte solían ser momentos de gran felicidad y, sin embargo, no lo había disfrutado.

Esos pensamientos habían ido cogiendo gradualmente terreno en su vida, como una droga. 

Entonces entendió por qué en aquel párrafo decía que para ocuparse de esas emociones había que prestar atención a los pensamientos, si estos son irracionales o distorsionados lo que hacen poco a poco es despertar emociones hostiles y también distorsionadas, y las estaba dando por ciertas, cuando el mensaje era totalmente irracional.

Se había estado engañando a sí misma toda una semana y por eso su estado de ánimo había caído en picado, sin que hubiera sucedido nada especial en su vida, en el momento presente.

Empezaba a ver una luz en el camino, el calidez del sol en su cara le ayudaba en ese momento a contactar de nuevo con la realidad, se sintió sorprendida por el descubrimiento que le devolvía a su vida, a sus motivaciones, a emociones constructivas. 

Entonces se preguntó cómo poder cultivar en su mente un estado de ánimo más realista y sereno. Este libro le daba la clave, la observación, sin juicios, de la actividad mental era lo que podía alimentar un estado saludable, unas emociones sanas y funcionales, que duraran por más tiempo. Y esto sólo podía conseguirlo con una práctica continuada de atención plena, mindfulness o meditación.

Así es que se propuso practicar, eligió a uno de los máximos representantes de esta práctica, un profesor emérito de Medicina: Jon Kabat-Zinn, que había creado la técnica de 
Reducción del Estrés Basada en la Atención Plena.

Ese fue el momento en el que ocurrió un punto de inflexión en su vida, realmente su vida no iba a cambiar un ápice, pero sí su forma de afrontarla, su forma de hablarse, decidió no volver a maltratarse y, si lo hacía, tomar consciencia de ello lo antes posible, poner cartas sobre el asunto. Realmente lo que 
Senda necesitaba era tomar una buena decisión, gestionar su mente, no dejar que vaya a la deriva.

Si quieres practicar un estado mental de atención plena comienza ahora a entrenar tu atención con este libro de ejercicios prácticos, lograrás despertar tu poder de autosugestión:
De la medicación a la relajación

Para aprender a gestionar tus emociones descubre todos los trabajadores que llevas en tu empresa interior con este libro:
El puzle interior