La depresión otoñal


Todos notamos de alguna forma los cambios de estación. Comienza un cierto letargo o bajada de actividad después del verano. El verano conlleva más apertura, más salidas de casa o más socialización. Ahora comenzamos a notar un cierto contraste en el estado de ánimo. Claro cada uno con sus circunstancias, que son cruciales.

Cómo afrontar una separación


Es como si alguien me hubiera robado el corazón, como aquel globo que salió volando hacia el universo para nunca más volver. Me viene a la mente cuando iba a la feria de pequeña, toda la ilusión con la que sostenía mi globo se iba casi sin darme cuenta ante un descuido. Comentaba Gema en aquella sesión de terapia de grupo.

Redes sociales en soledad


Tengo a golpe de click demasiadas cosas, todo rápido, instantáneo, detrás del ordenador, parece que lo tengo todo y, sin embargo, sigo sintiendo soledad.

Cual botella de náufrago lanzamos miles de mensajes al ciberespacio para ser escuchados. Como si aquí no me pudieran escuchar, ¿será quizá que no nos escuchamos? Nos tenemos tan cerca que no nos vemos, ni a nosotros ni a los demás, quizá sea esto.


Cómo se relaciona un psicópata



"El torturador se equivoca porque cree no participar en el sufrimiento, el torturado se equivoca porque cree no participar en la culpa". Shopenhauer.


Atrapa mi atención poder conocer diferentes puntos de vista, diferentes culturas, diferentes carácteres, diferentes formas de pensar, de sentir, de ver la vida, funcionamientos personales diametralmente opuestos. Es fascinante ver la gran diversidad de maneras de vivir la vida.

Sin embargo, hay unas formas más comprensibles que otras, y unas menos peligrosas que otras. La psicopatía es una forma de entender la vida bien diferente del que no la padece. Pero hablando de padecimientos, precisamente no es el psicópata el que sufre, los que padecen son los que entran en relación con él.

Cómo se desarrolla una psicopatía


Dentro de lo que se llama trastorno antisocial de la personalidad existen dos categorías diferentes: la psicopatía y la sociopatía.

La sociopatía: se trata de individuos que nacen con un temperamento normal pero que no tienen adquiridos los atributos socializadores a consecuencia de una crianza negligente o ineficaz por parte de los principales agentes de socialización, los padres.

La psicopatía: se expresa con tendencias innatas estructurales y funcionales producto de una anomalía en el cerebro (entre la parte responsable de los sentimientos como la culpa y la empatía y la amígdala que se relaciona con la ansiedad y el miedo) dificultando la socialización cuando se encuentran en edad de crecimiento.