Cómo cumplir mis sueños y la psicopatía


Todos tenemos sueños que cumplir, nos mantienen vivos, son nuestras metas y objetivos. Necesitamos un motor para sentirnos motivados, para ver el sentido a nuestras vidas, para disfrutar, unas veces haciendo cosas y otras descansando sin hacer nada.

Ese gran arte de disfrutar de no hacer nada quizá está destinado a unos pocos, o a los valientes que se enfrentan a sus miserias sin problema, que se enfrentan a los muertos de su armario, a lo que a uno le avergüenza de sí mismo y que no es más que bendito tesoro en realidad, las propias limitaciones que le hacen a uno humano.

Cómo puedo cambiar mi estado de ánimo y el running


Era una mañana algo extraña, bueno muy extraña, pero sabía que tenía que correr.
Eso se dijo Senda mientras desayunaba para no desfallecer. Ya no era una adolescente y sabía muy bien que si quería sentirse bien debía trabajárselo, tenía que hacer algo, y decidió correr.

A cada paso que daba los pensamientos se iban colocando en su cabeza. A cada paso una nueva y clara reflexión de aquella nueva etapa. A cada paso otro sentimiento a dejar sentir libre por el cuerpo para que así lo pueda ingerir, masticar, degustar, hacer la digestión y nutrirse con él. 

Disfrutar de las vacaciones


Es curioso porque hacer una entrada de blog para hablar de cómo disfrutar de las vacaciones resulta un poco paradójico. Cualquiera puede decir: 

- "¿Es que hace falta aprender eso? si es muy fácil, si me dan vacaciones ya verás cómo las sabré aprovechar."

Puede ser, pero lo que es cierto es que no todas las formas de vivir las vacaciones valen para todo el mundo y, además, a muchas personas les ocasiona verdadero estrés, muchas cosas que echar en la maleta, los niños, la suegra, el suegro.... Y una exigencia alta respecto a que hay que pasarlo muy bien, tienen que ser las vacaciones de tu vida. Se pone el listón tan alto, que así es difícil relajarse y disfrutar. Digamos que has terminado obligándote a pasarlo bien y eso no suele funcionar.