Lo que me dijeron de pequeño


Me disponía a escribir, cuando un sonido en mi móvil me sacó de mi letargo, estaba absorbida por la lectura del libro: Trance formate de John Grinder y Richard Blander. Efectivamente estaba en trance hipnótico, como todos en el momento que nos concentramos en algo y conseguimos que lo demás desaparezca.

El sonido de mi móvil provenía de una notificación, Enhamed, uno de los mejores deportistas españoles de todos los tiempos, estaba grabando un vídeo en directo de uno de sus eventos y compartiéndolo en Instagram. Me quedé con unas palabras suyas, comentaba que, auque no seamos conscientes, todos tenemos un objetivo, la cuestión es hacerlo consciente e incluso apuntarlo. Esta es una de las claves para conseguir lo que queremos. El éxito está en tu mente es el título de su libro, donde comparte algunas buenas recetas para gestionar tu mente y conseguir tus objetivos.

En todo momento nuestra mente tiene objetivos y también en todo momento nuestro inconsciente está funcionando. La clave sería dejar funcionar nuestro inconsciente para que nos guíe hacia nuestros objetivos.

Si llevas tu atención a ese sitio tan agradable, al que siempre acudes en tu mente, cuando quieres relajarte, puedes observar que la expresión de tu cara cambia e incluso tu respiración comienza a ser más calmada. Si además pudieras centrarte en algún detalle de este sitio, el olor, el tacto de algo, algún color, objeto... sería genial que recordaras las sensaciones que te provocaba, quizá puedas centrar aún más tu atención en ese detalle, como para poder describir de qué se trata y qué sensaciones te provoca.

Si has conseguido ir con tu imaginación a ese lugar y centrarte en un detalle, tal como te he sugerido, también podrás comprobar que puedes volver a este recuerdo en cualquier momento que te lo propongas.

Así es como, mediante la sugestión, acabas de entrar en ese estado llamado hipnosis, acercándote y conectando más con tu mente inconsciente. Todos tenemos la capacidad de sugestionarnos y es un estado natural en el que entramos varias veces a lo largo del día, ya sea fustigándonos y deciéndonos lo poco que valemos y lo mal que lo hemos hecho, junto con algunos insultos de complemento, o  ya sea viendo alguna película que nos enfrasca, como si estuviéramos metidos en formol y, por un rato, nos olvidamos de nuestros problemas.

Enhamed, en su libro, nos relata de forma autobiográfica cómo en su trayectoria vital tuvo que superar muchos obstáculos hasta que hizo realidad su sueño, ser un gran deportista.

Pero cada uno tiene sus
propios sueños, puede ser algo no menos importante como superar los propios fantasmas que acompañan a una baja autoestima, o cualquier otro fantasma de índole psicológica que se te pueda ocurrir. Pero claro, para ello primero tendríamos que ver esos fantasmas y saber que son fantasmas y no realidad.

Imagina que en una "carpeta" de tu cerebro tienes todos los archivos de audio guardados. Estos audios es todo, absolutamente todo lo que has oído a lo largo de tu vida, sobre todo, lo que te han dicho de ti mismo, que más tarde tú lo has reproducido al haberlo oído tantas veces.

Se trata ahora de que hagas una revisión de tus audios y veas qué grabaciones se corresponden con la realidad y cuáles no, los que no se corresponden con la realidad tendrías que "eliminarlos". Pero lo que ocurre es que hay grabaciones que se han quedado tan incrustadas en su carpeta que, aunque no se corresponda con la realidad, tú piensas que es cierto y crees que no son fantasmas.

¿Cómo puedes descubrir lo que es verdad o no sobre ti mismo? al menos se me ocurren dos maneras, una es comprobándolo con hechos, de manera que tendrás que salir de tu zona de confort y atreverte a conseguir cosas para conocerte mejor, la otra es acudir a alguien que te ayude a hacer esa organización y esa limpieza de archivos.

Pues bien, yo seguiré a lo mío, en estado hipnótico leyendo Trance formate. Ya te contaré lo aprendido en otra entrada, pero te confieso que sigo a la caza de fantasmas para poder superarlos.