Acoso escolar y la unión de grupo


La Psicología es la ciencia que estudia la conducta y los procesos mentales, tratando de describir y explicar cualquier aspecto del pensamiento, el sentimiento, la percepción y la conducta. Uno de los campos más apasionantes para mí, aparte de la psicopatología, es la psicología social, cómo nos comportamos en grupo, qué diferencias hay de unas culturas a otras y por qué.

Acabo de redescubrir a Leonard Berkowitz
en este libro al que le tengo tanto cariño y que me ha acompañado tantos años: El animal social, un título muy sugerente que precisamente viene a introducir el tema del que hoy quiero hablar: la agresividad humana versus el altruísmo.

 
Leonard es uno de los grandes expertos mundiales en agresión humana, para quien los patrones innatos de la conducta humana son infinitamente modificables y flexibles.

Una misma estimulación fisiológica puede producir respuestas muy distintas en el cerebro y que dependen del aprendizaje.

Las agresividad puede tener en el ser humano un componente instintivo, pero lo importante para nosotros es que es modificable por factores situacionales.

Una de las problemáticas con las que nos encontramos hoy en día, es el acoso escolar. Desde que el 1 de noviembre se pusiera en marcha el teléfono contra el acoso escolar, han sido 900 llamadas en 20 días las que se han sucedido. Desde luego un dato significativo.

Hay un factor que hoy querría destacar y es la necesidad que toda persona tiene de sentirse parte de un grupo. Cuando un determinado grupo no encuentra otra manera más sana de unirse y hay una diana para los ataques y burlas, entonces el grupo ya ha encontrado una maravillosa forma de unirse rápidamente en piña. Un enemigo en común une mucho. Sin embargo, esta forma tan insana de relacionarse pasa factura no sólo a la víctima que, sin motivo alguno, encuentra ataques absolutamente injustificados, sino también para los que acosan e incluso para los observadores.

No busques motivo alguno en la víctima, motivo por el que un grupo de niños puede acosar a otro, no lo hay, es algo tremendamente arbitrario. No existe ningún perfil de niño acosado, en todo caso esto sería una forma de revictimizarle, y bastante tiene esa víctima. 

Nadie está exento de ser víctima de algún tipo de acoso. Sólo tienen que darse las circunstancias apropiadas. No existe razón alguna por la que esa agresión esté justificada, más que el hecho de que algún niño o grupo de niños haya percibido a otro como blanco susceptible de atacar, porque siente que puede, porque se siente con poder, un poder fácil ganado por la fuerza.

¿Por qué el acoso hoy, desgraciadamente, es un tema de actualidad? Lo voy a responder de forma rápida y sencilla. Hoy en día los niños tienen muchos más recursos y más impunidad. Así de simple y de terrible. Simplemente los adultos no lo estamos parando. Tenemos más avances, más libertad, más recursos, pero no lo sabemos utilizar, nuestro desarrollo colectivo aún está mucho más atrás de todo este desarrollo tecnológico. Tenemos pendiente una gran tarea y es aumentar nuestra inteligencia social.

Sobre todo, en los colegios concertados, en los que hay también intereses económicos, es donde más se nota la pasividad y el recelo a ver una realidad como el acoso escolar, pero esto tenemos que cambiarlo, porque será la única manera de salir todos ganando.

El altruísmo es a la vez innato y aprendido, al igual que la agresividad, sin embargo, el altruísmo y la empatía es algo con lo que ganamos más y ganamos todos, está comprobado que es desde donde se encuentra la verdadera felicidad, esos momentos que realmente llenan y satisfacen, los que llegan al corazón.

Por tanto, con el acoso escolar nos queda seguir implementando programas educativos, como tantos que ya se están llevando a cabo por profesionales de la enseñanza bien competentes, medir de forma eficaz, como un termómetro, el ambiente de las aulas desde principio hasta final de curso, pero también hace falta retirar ese poder ganado por la fuerza que algunas personas ostentan, por un poder o liderazgo ganado a pulso de empatía, altruísmo y corazón.

Comparto aquí la última entrevista que me hicieron en +Dehoynopasa TPA por el Doctor Alín Fernández el 17 de noviembre.