Hipnosis y tu poder mental


Cuando tenemos ciertos hábitos de pensamientos, tipo ¿y si no apruebo? ¿y si fallo? etc, no hacemos otra cosa que autosugestionarnos. A veces esas frases, según el grado en el que nos las creamos, pueden ser poderosas armas para bloquear nuestras capacidades.

La buena noticia es que sólo tenemos que aplicar este hábito enfocado de otra manera. ¿He dicho enfocado? pues justo es una de las cosas que hacemos con nuestra mente, enfocarla en diferentes direcciones. Entonces ¿cómo puedo yo enfocar la atención para que los resultados sean beneficiosos para mí? Esta es la cuestión, la capacidad que tenemos para sugestionarnos. 
Podemos recordar con especial cariño a aquel profesor o profesora que supo creer en nosotros, que nos hablaba como si ya supiese que íbamos a sacar buenos resultados, y eso era lo que aumentaba nuestra motivación y hacía que dedicáramos más tiempo a preparar esa asignatura. Esto es lo que se llama profecía autocumplida o efecto pigmalión, cuando tenemos una creencia firme respecto a alguien acaba cumpliéndose. Por tanto, si esa creencia es sobre nosotros mismos también acaba cumpliéndose, y mostramos lo que creemos de nosotros mismos, ya sea para bien o para mal.

Este viernes han tenido lugar las II Jornada de Hipnosis Clínica en Oviedo, por el Colegio Oficial de Psicólogos: mejora del rendimiento deportivo, académico y personal. El sábado tuvo lugar el Curso: tratamiento del estrés, ansiedad y fobias con hipnosis. Tanto las Jornadas como el Curso
con Guillermo Martínez Estrada y Noelia Moreno Huerta,  han sido muy provechosos.

Estos dos profesionales son diplomados universitarios en hipnosis Ericksoniana y este es el enfoque que nos mostraban. Milton Erickson insiste en el papel del inconsciente, no a la manera de Freud sino como reserva de recursos personales que pueden resolver la problemática de cada individuo. Lo fundamental del modelo terapéutico de Erickson es el cambio en la otra persona a través de la relación interpersonal, aquí es donde esa profecía autocumplida tendrá grandes efectos.

Durante las Jornadas y el Curso, tanto Guillermo como Noelia, hicieron gran hincapié en deshacer los diferentes mitos que hay entorno a la Hipnosis, favorecido por la hipnosis de espectáculo, que no es más que eso, un espectáculo, a diferencia de lo que es la Hipnosis Clínica. La persona sigue consciente durante todo el proceso, no se duerme y sigue estando bajo su propia voluntad. El terapeuta no puede conseguir que haga nada que realmente no quiera hacer.

Estamos demasiado acostumbrados a ver esos espectáculos en los que ocurren grandes cosas, que no dejan de estar muy preparadas, sin embargo, nos olvidamos de las grandes cosas que se pueden conseguir gracias a la capacidad natural de sugestión de cualquier persona. Y recuerdo que, aunque haya personas más sugestionables que otras, es una capacidad que se puede entrenar.

Estas grandes cosas que se pueden conseguir son, por ejemplo, dejar de sentir el dolor que alguien pueda padecer por enfermedad o accidente. Recalcando, como bien decían Guillermo y Noelia, que el profesional tan sólo guía, es gracias a la capacidad de la persona guiada con la que se llegan a conseguir los beneficios que se persiguen.

Como terapeutas podemos estar familiarizados con los resultados pero siempre sorprenden gratamente. Desde luego, sorprendente fue la fuerza con la que Guillermo apretó mi mano, anestesiada mediante hipnosis, en una demostración durante las Jornadas del viernes. No sólo no sentí ningún dolor sino que además no dejó ni rastro, habiéndose aplicado vasoconstricción, también bajo la hipnosis. Guillermo no estaba por la labor de hacer una demostración sin más, sin fines terapéuticos, no sea que la gente lo asociara al espectáculo, pero creo que quedó claro que sólo se trataba de mostrar a los allí presentes la capacidad que todos podemos tener de sugestión utilizada para nuestro bienestar.


Sorprendente y emocionante fue también leer, justo antes de entrar al curso, la publicación en facebook de una persona que había conseguido dejar de percibir, al menos por un rato y con vistas a entrenarlo más, los dolores crónicos que padece por un accidente, gracias a la hipnosis, es decir, a su propia capacidad para disociar el dolor.

En este vídeo se ofrece una clara explicación de lo que no es la hipnosis y lo que sí es y sus bondades, con Ángel Mateo y Antonio Capafons. La hipnosis es una técnica que se utiliza dentro de la terapia psicológica como una ayuda, como coadyuvante.