La depresión otoñal


Todos notamos de alguna forma los cambios de estación. Comienza un cierto letargo o bajada de actividad después del verano. El verano conlleva más apertura, más salidas de casa o más socialización. Ahora comenzamos a notar un cierto contraste en el estado de ánimo. Claro cada uno con sus circunstancias, que son cruciales.

 Precisamente cómo vamos a afrontar esta época va a depender mucho de qué ambiente tenemos tanto fuera como dentro de nosotros. Es decir, dependerá del contexto y circunstancias que tengamos en este momento de nuestra vida, y también de cómo nos encontramos interiormente, y de cómo haya estado nuestro ánimo los meses anteriores.

Por otra parte, dependerá también de la base de recursos que tengamos aprendidos y disponibles.

Así es que contamos con tres factores: circunstancias, ánimo interno y recursos. Estos tres factores van a ser cruciales para afrontarlo de una manera u otra.

Pero vamos con lo que más nos interesa ahora y es con los recursos con los que contamos. En muchas ocasiones, uno piensa que no tiene tantos recursos como en realidad tiene, y cuando nos encontramos bajos de ánimo solemos pensar más en lo negativo.


Por eso vamos a repasar una serie de factores y recursos que seguro sólo tienes que activar.                                        

Cuando hay una bajada en el ánimo a todos nos pasa que se nos aparecen una serie de "fantasmas", que están esperando a salir cuando te ven vulnerable.
Estos fantasmas son:


La exigencia excesiva: esa pequeña dictadora que llevamos dentro. Los "tengo que" constantes. Cuando la exigencia se expresa de forma dictatorial es porque no la estamos escuchando en un principio. Con nuestro rechazo, se acumula y se convierte en dictadora. En este formato resulta destructiva para nosotros. Lo que necesitamos es ver qué es lo que en realidad quiere decirnos. Sólo quiere que nos superemos y eso a veces es incómodo, por eso no la queremos escuchar.

Los "no voy a poder": ante esto imagina que eres un investigador. En este caso la frase se refiere al futuro, el futuro no lo podemos saber, por tanto concédete la oportunidad de comprobarlo por ti mismo.

Los "soy un desastre": recuerda esto cuando te lo digas. Todos albergamos una gran complejidad de capacidades y habilidades, unas más desarrolladas que otras. Somos un cómputo complejo de características personales. Y todo esto como para que una sola etiqueta nos pueda definir como personas. Absolutamente imposible.

¿Se te ocurren más fantasmas? Pues bien, no olvides que las emociones vienen y van, cuando estamos de bajón es bueno relativizar esas emociones, no te las creas, éstas no, porque aunque las sientas tan intensamente, en muchas ocasiones, están distorsionadas y no las estamos ajustando a la realidad.

Así es que te das un respiro, te das tiempo, dejas que pasen sin pena ni gloria, y mientras, se trata de continuar con la vida, lo más normalizada posible. La actividad de siempre, el deporte, las actividades de ocio y las conversaciones con los amigos harán que veas las cosas de otra manera.
 

Te invito a ver la entrevista con el Doctor Alain Fernández en el programa +Dehoynopasa TPA