Cómo afrontar una separación


Es como si alguien me hubiera robado el corazón, como aquel globo que salió volando hacia el universo para nunca más volver. Me viene a la mente cuando iba a la feria de pequeña, toda la ilusión con la que sostenía mi globo se iba casi sin darme cuenta ante un descuido. Comentaba Gema en aquella sesión de terapia de grupo.

 Bueno Gema al menos yo creo que es una suerte que estemos aquí compartiéndolo, porque esas grandes desilusiones y decepciones siempre terminan por superarse de una forma u otra. No sé cómo pero siempre tenemos sitio para más dolor en nuestro corazón. A no ser el que haya decidido no vivir más el amor, entonces estás muerto en vida. A Raquel le encantaba llamar a las cosas por su nombre, por muy mal que sonaran y eso hacía, mientras tenía la mirada perdida hacia el suelo.

Mirad yo he decidido no sufrir más y creo que puedo encontrar a alguien con quien jamás tenga discusiones. Dijo Armando con mirada inquisitoria.

Ante esto las mujeres del grupo miraron a Armando con incredulidad. Te voy a decir una cosa Armando, dijo Laura, si crees que la solución es no discutir nunca creo que vas a acumular mucha porquería debajo de la alfombra. A lo que Armando contestó: "no tengo alfombra, no hay problema".

Pero todos callaron cuando oyeron sollozar a Cecilia, ¿qué te pasa? preguntaron. Cuando Cecilia pudo recomponerse trató de explicarse. Lloro porque creo que ya a mi edad y con dos niños no voy a poder encontrar pareja y me voy a quedar sola.

Mirad, dijo Raúl, yo creo que eso es algo que muchos solemos pensar a estas edades, pero es que no somos ancianos hombre, y aún así también los ancianos se emparejan. Pero la cuestión es que si ahora tenemos más experiencia y sabemos lo que queremos y lo que no, entonces lo que es más difícil es meter la pata de nuevo, aunque también para eso seguimos siendo jóvenes.

Todos rieron y el ambiente se relajó, Cecilia había dejado de llorar.

Bueno, comentó el psicólogo del Centro de Salud, hoy me ha parecido una sesión de terapia de grupo muy interesante y me siento muy satisfecho de que hayamos conseguido, entre todos, su implantación por fin en los centros de esta ciudad. Ciertamente creo que sufriendo el duelo de una separación se suelen tener una serie de pensamientos irracionales, por miedo a la soledad. Pero, como bien dice Raúl, a ciertas edades se está en mejor disposición de saber relacionarse con los demás, después de todo lo aprendido. El próximo día nos vemos aquí a la misma hora y seguiremos compartiendo experiencias y aprendiendo unos de otros, muchas gracias por venir.

Algún día estará mucho más normalizada y generalizada la terapia de grupo en los Centros de Salud o eso espero. Después de este relato os dejo la última entrevista que el Doctor Alain Fernández me hizo en +Dehoynopasa TPA sobre cómo superar una separación.