Cómo cumplir mis sueños y la psicopatía


Todos tenemos sueños que cumplir, nos mantienen vivos, son nuestras metas y objetivos. Necesitamos un motor para sentirnos motivados, para ver el sentido a nuestras vidas, para disfrutar, unas veces haciendo cosas y otras descansando sin hacer nada.

Ese gran arte de disfrutar de no hacer nada quizá está destinado a unos pocos, o a los valientes que se enfrentan a sus miserias sin problema, que se enfrentan a los muertos de su armario, a lo que a uno le avergüenza de sí mismo y que no es más que bendito tesoro en realidad, las propias limitaciones que le hacen a uno humano.

La valentía de enfrentarse uno consigo mismo es de admirar en todas aquellas personas que han decidido hacer una terapia, sincera y profunda.

Pero es más fácil anhelar un sueño inalcanzable, así quizá no tenga que hacer mucho esfuerzo, o ninguno, total es inalcanzable. O quizá no tenga que soportar la responsabilidad que conlleva alcanzarlo.

Entonces ¿te atreves a perseguir un sueño? si la respuesta es afirmativa quizá tengas que bajar el listón y trabajar duro, ¿estás dispuesto?

Te voy a recordar, porque ya lo sabes, lo que conlleva perseguir un sueño: 
  1. Es necesario que revises bien si es realista y factible. No depende de ti conseguir lo imposible.
  2. De paso revisa bien tus propios límites, de nada te servirá querer conseguir algo desgastándote por el camino, porque no es sostenible.
  3. Asegúrate de que el sueño es tuyo. No quieras cumplir el de otras personas, cuando se trata de algo que sólo depende de ellas. 
  4. Ahora coge ese sueño por los cuernos, papel y lápiz y escribe todos los pasos que necesitas para cumplirlo.
  5. Escribe también en ese papel sobre el esfuerzo que te llevará y qué va a ser lo que más te va a costar.
  6. Finalmente escribe sobre cómo te vas a sentir cuando consigas este sueño. Imagínate habiéndolo conseguido ya.
El primer paso es uno de los más importantes. ¿Cuántas veces anhelamos algo que en realidad es imposible? Sin embargo, nos agarramos a ello, muchas veces, porque supone un continuo intentar, un continuo proceso de conquista, que en realidad nunca llega, pero que crea en nuestro cerebro hormonas del placer. Este proceso puede crear un enganche que finalmente desemboque en frustración.

Ser realista es una de las cosas que más nos acerca a cumplir nuestros sueños. Por eso debemos tener muy presente cuáles son los peligros de soñar algo inalcanzable.

Han sido ya varias las personas que han contactado conmigo para pedirme información y asesoramiento sobre algunas problemáticas como la psicopatía. Por eso vamos a ver aquí qué ocurre cuando se encuentran una persona en un momento concreto o delicado de su vida que quizá busque un sueño inalcanzable y una persona con psicopatía.

En ocasiones el sueño que se persigue es encontrar a alguien muy especial que nos haga sentir bien, sin embargo, podemos estar buscando algo que no existe, cada persona puede ser especial pero dentro de sus limitaciones. Por otra parte, ya sabemos que la felicidad es una actitud que depende sólo de nosotros pero que luego se puede compartir.

Lo más realista es conocer las limitaciones de la otra persona y apoyarse mutuamente. Esto es lo que sí puede dar lugar a un sentimiento de amor sano. Se trata de que las neurosis de las dos personas sean complementarias.

Pero hay relaciones que no son sanas, se trata de las relaciones tóxicas que a una o a las dos partes le resulta destructiva.

La psicopatía es un trastorno de la personalidad, un patrón generalizado y estable de comportamiento. Presenta una alteración estructural y funcional entre la parte del cerebro responsable de los sentimientos como culpa y empatía (corteza prefrontal y ventromedial) y la amígdala que se relaciona con la ansiedad y el miedo. Justo donde el legendario Phineas Gage en 1848 se clavó una barra de metal en un accidente de trabajo. Este especial caso sirvió como punto de inflexión importante para el resto de la historia de la neurología y por suerte para dar grandes descubrimientos que hoy en día todos disfrutamos.

Estas personas tienen reducidas las conexiones entre estas dos zonas y por esta razón no pueden ofrecer empatía ni sentimientos de culpa, tampoco experimentan el miedo y por eso pueden llegar a correr riesgos que cualquier otra persona no correría. Además presentan un sistema de recompensa de la dopamina en el cerebro (la hormona del placer) más reactivo de lo normal, de ahí la impulsividad.

Todo esto suele ir acompañado de un encanto personal y la utilización del engaño para conseguir los fines deseados, considerando a otras personas como objetos. Siguen sus propias reglas y son altamente narcisistas. El apego que puedan tener sólo lo justifica el objetivo, resultando en una carencia de verdaderas relaciones afectivas. Ya veremos en próximas entradas cómo esto llega a generarse desde la infancia y cómo es su aprendizaje y adaptación a la sociedad.

Esto no quiere decir que la persona sea peligrosa, en absoluto, sólo una parte de la población de personas con esta anomalía cometen delitos. Muchas tienen un cargo o profesión socialmente positiva o están en profesiones donde fluye la adrenalina y el riesgo.

Es muy arriesgado emocionalmente para una persona que se embarque en este tipo de relación. El que presenta la psicopatía aparece como alguien especial y maravilloso, casi perfecto, hace lo correcto, lo que se espera y todo lo que dice es muy elocuente y agradable. A partir de aquí se da un "acuerdo" entre las dos personas, de una forma un tanto secreta, pues el complementario obtiene también algo, que es lo que le mantiene en esa relación, aunque más tarde le pasará factura pues se sentirá como un objeto.

Pueden pasar muchos años hasta que la pareja del psicópata sea consciente de la anomalía de su compañero o compañera. Una vez que se toma conciencia puede resultar muy complejo llegar a la ruptura de la relación.

"¿No será este uso particular de la libertad lo que hace seductor al psicópata cuando apela a las libertades reprimidas del otro? Tal vez el psicópata busque detrás de las máscaras, de la imagen, de la "persona", al "animalito" deseoso y encerrado que todos llevamos dentro y lo anime a participar en un juego ambivalente de satisfacciones y angustias."

Este tema es apasionante, así como las alteraciones cerebrales y el tratamiento de otras problemáticas, como los trastornos del espectro autista. Toda alteración o problemática requiere de más estudios e investigaciones para aumentar el bienestar de las personas que lo padecen y de las personas afectadas de su alrededor.

Con este artículo mi intención ha sido hacer una introducción general para ahondar, en las próximas entradas de este blog, en el mundo de la psicopatía de una forma más amplia.