Conseguir metas



¿Qué es lo que sientes cuando subes a la cima de una montaña? seguramente plenitud, satisfacción de haberlo conseguido y serenidad.

Todos tenemos un instinto de superación, es la gasolina que nutre el motor de nuestra vida. Puede que haya épocas en las que te sientas estancado pero si buscas en tu interior siempre encontrarás cosas que te gustaría hacer y lograr.

Las cosas que más te gusta hacer provocan que te concentres en ellas y les dediques toda tu atención y cariño para hacerlo bien. Esto conlleva también una parte de esfuerzo y organización, que quizá no nos guste tanto, pero es la única manera de que todo esté preparado para disfrutar.

Uno de los obstáculos que solemos encontrarnos a la hora de proponernos una meta es el miedo al fracaso, entonces nos buscamos toda clase de excusas para que no parezca que es esa la razón, sino que no tenemos tiempo, o que es algo fuera de nuestro alcance en algún sentido.

Pero si algo lo queremos de verdad y es factible y realista sólo nos queda entretejer un buen plan. Vamos a tener que salvar muchos obstáculos por el camino, en muchas ocasiones los que nosotros mismos nos pondremos, pero cada uno de ellos encierra un gran aprendizaje y es necesario superarlos, esa es la clave del aprendizaje y el disfrute del proceso. 

Imagina un video juego, por ejemplo, Super Mario Bros, en el que tienes que enfrentarte con diferentes monstruos para liberar a alguien, y por el camino debes recargar las pilas recogiendo puntos, el propio juego se encarga de reforzarte con los puntos si lo vas haciendo bien. De la misma manera debemos hacer un plan específico con los siguientes pasos:

Apunta - Divide - Diversión - Premio - Flexibilidad

1. Apunta en un papel tu meta, lo más específica y concreta que puedas.
2. Divide esa meta en pequeñas submetas. Que no sean ni demasiado fáciles ni demasiado difíciles.
3. Incluye en este plan los tiempos de descanso y diversión, será la gasolina para seguir el camino, imprescindible.
4. Cada semana prémiate por los logros conseguidos.
5. Incluye por último la flexibilidad y los reajustes necesarios que debas hacer cada semana.

Está claro que para conseguir algo tenemos que renunciar a otras cosas, pero si somos nuestros mejores entrenadores ganaremos.

Uno de los monstruos a los que tendremos que enfrentarnos en nuestro video juego particular serán las diferentes emociones que aparecerán en el proceso, una buena autorregulación emocional será clave en nuestro éxito.

Tenemos que aprovechar: 

1. El enfado y la frustración para coger energía y seguir adelante. 2. La tristeza para descansar, reposar y reflexionar.
3. El miedo para estar atentos a la submeta del día.
4. La aversión para rechazar las distracciones que aparezcan.
5. La alegría para celebrar lo conseguido al final de la semana.

Entrenar nuestro autocontrol de una forma sabia será la clave de nuestro éxito, la clave para superarnos a nosotros mismos día a día. 

Espero que este post te haya llenado de motivación y concentración hacia tu meta. 

Aquí comparto la última entrevista en @DeHoyNoPasa, TPA, con el Doctor Alain Fernández.