Libro: El puzle interior


Un vigilante muy mal pagado de un centro comercial, Roberto intentando meditar, un niño jugueteando con nuestro cableado interior, Silen que silenció todas sus emociones, Lina y la culpa, Amelia y su herida, son algunos de los personajes que aparecen en mi libro, relatos cortos que trataban de abrirse paso para plasmar mi propio puzle interior.  

Una gran empresa con su directiva: el poder-voluntad, el departamento de Recursos Humanos, Investigación y Desarrollo; y tres equipos dispuestos a hacernos felices: el equipo protector, el equipo conector y el equipo creador.

Dentro de cada equipo hay trabajadores estrella si les pagamos bien y valoramos su trabajo, pero se convertirán en destructivos si los encerramos en el sótano, gastando además grandes facturas de energía.

Cuando hay muchos trabajadores en el sótano es cuando se pueden manifiestar en la persona problemas como la depresión, el estrés, la ansiedad, las fobias, problemas psicosomáticos, etc.

Hay toda una serie de trabajadores que suelen tener mala prensa, como el enfado, la tristeza, el miedo, la víctima, la envidia, etc., sin embargo, trabajando a plena luz y reconocidos nos darán lo más preciado como la asertividad, la profundidad y conexión, la precaución y seguridad, el reconocimiento de nuestras heridas y los deseos más viables que nos reportarán mucho bienestar al perseguirlos.

Ha sido muy especial para mí escribir este libro porque han salido algunas de mis voces que estaban deseando sentirse escuchadas, yo las he escuchado y eso me ha resultado de gran alivio, espero que en cada voz te encuentres tú, lector, y también puedan así tus trabajadores sentirse escuchados por ti porque tienen mucho que ofrecerte.

Gracias a Hall y Sidra Stone por difundir el diálogo de voces, a Genpo Roshi por tu metáfora de la empresa interior y toda tu sabiduría enseñada en tus talleres, gracias también a Alejandro Villar Martín por facilitarnos este aprendizaje en España.