Relaciones entre padres y adolescentes


Este pasado jueves me invitaron de nuevo a la Televisión del Principado de Asturias para hablar sobre algunas pautas que pueden servir para tener una relación sana con los hijos adolescentes.

El tema de la educación en sí es amplio y complejo, pero he intentado en los pocos minutos de entrevista reflejar algunas claves, no obstante, en la improvisación que toda interacción conlleva siempre quedan fuera algunas cosas o aclaraciones que aquí daré.

Una de estas claves para ayudar a tener una relación sana con nuestro hijo es recordar todo aquello que no te gustaba de tus padres o, mejor aún, piensa en lo que más odiabas, vamos por ejemplo a pensar que es el enfado y su expresión lo que más te molestaba, pues bien, intentarás por todos los medios no parecerte a ellos en este aspecto, entonces el enfado dentro de tí intentarás eliminarlo, no enfadarte. 

Es el efecto péndulo, si mis padres muestran el enfado de formas extremas, yo trataré inconscientemente de irme al extremo contrario donde creo que me pareceré menos, cuanto más lejos mejor, sepultando así también todo lo que tiene de bueno en mí el enfado bien gestionado.

El resultado es que intentarás anular el enfado en tí más de lo que crees, desde la sombra actuará de todas formas pero en un formato que no te va a gustar nada, desde el sótano de tu mente, y que además se parecerá mucho a lo que no te gustaba en tus padres.

Conocer este mecanismo, que en alguna medida nos pasa a todos, es una gran oportunidad para ver si en la educación de mi hijo, por el miedo a ser tan autoritario como mis padres me estoy inclinando demasiado al extremo de la excesiva permisividad, no dejando claros los límites, creando así inseguridad en el adolescente y afectando en su confianza y autoestima, aspectos que en la adolescencia tomarán más relevancia.


Aquí tienes la entrevista y espero que sea de provecho para ti. Más Más abajo puedes comentar lo que quieras.