Cómo cambiamos

Querer cambiar y mejorar como personas es uno de los más nobles objetivos del ser humano, podríamos hablar de la psicología del cambio, aunque la psicología es la misma ciencia del cambio.

¿Qué nos motiva a cambiar?
Principalmente nos lleva a buscar el cambio la  existencia de un problema, por ejemplo, cuando hay un problema de adicción, ya sea a sustancias, al juego, al móvil, a situaciones, a conductas, al enamoramiento, o simplemente la propia "adicción" impresa en nuestras neurosis, a modo de hábitos autodestructivos, donde se busca una gratificación a corto plazo a expensas de un daño a largo plazo, o una cronificación del hábito neurótico, bloqueando e impidiendo el avance en diferentes ámbitos de nuestra vida.
  
También nos motiva a cambiar vernos mejor y conseguir metas, aunque no exista ningún problema, queremos vernos más guapos, más estilizados, más inteligentes, habilidosos, cultos, simpáticos, asertivos, etc.

Los autores James Prochaska y Carlo Diclemente elaboraron un modelo explicativo denominado la rueda del cambio donde describen las diferentes etapas por las que pasamos cuando queremos cambiar.

Voy a explicar las diferentes etapas tomando como ejemplo las tendencias neuróticas que todos tenemos.

1. Precontemplación: la persona no sabe que tiene tendencias neuróticas, quizá de algunas es consciente aunque no cree que sea ningún problema, ni que le afecte para nada en su vida, como por ejemplo una excesiva introversión o una excesiva extroversión.
2. Contemplación: aquí la persona ya sí contempla el problema o la tendencia y las implicaciones en su vida. Para llegar aquí ha debido sufrir alguna de las consecuencias de esa tendencia y por eso se lo está planteando. La ambivalencia es la emoción protagonista en esta etapa, contempla razones para cambiar o para mantener el hábito.
3. Determinación: ha decidido cambiar y piensa en los pasos que debe seguir.
4. Acción: se pone manos a la obra y empieza a experimentar las dificultades que se van presentando.
5. Mantenimiento: ya se ha producido el cambio y ahora hay que mantenerlo en el tiempo para hablar de cambio real y de recuperación o mejora.
6. Recaída: es muy normal y frecuente que todo cambio que quiera hacerse tienda a la recaída en algún momento, forma parte del proceso de aprendizaje. Además en lo que se refiere a las tendencias neuróticas no se trata tanto de erradicarlas como de moderarlas hasta un grado más equilibrado en la persona.

Después de la recaída se vuelve a empezar la rueda, quizá cada vez más suavizada hasta que se consigue aprender más sobre cómo es el mecanismo de cambio en uno mismo y se consigue el cambio en un grado aceptable para nosotros y para nuestra calidad de vida.

Del libro La entrevista motivacional. Preparar para el cambio de conductas adictivas. Compiladores: William R. Miller y Stephen Rollnick. Editorial Paidós. 1999.


¿Qué es lo que a ti te motiva a cambiar?