Inteligencia emocional 1


La inteligencia emocional agrupa habilidades psicológicas que nos permiten apreciar y expresar de una forma equilibrada nuestras emociones, también nos permite entender a los demás y saber  utilizar esta información para guiar nuestro bienestar. 

Esto quiere decir que no se trata ni de reprimir de forma rígida las emociones sin dejar que se expresen, ni de dejar que nos arrastren permitiendo todas las consecuencias negativas de ello.

Se trata de encontrar esa manera de expresarlas sana para nosotros y de hacer de ello algo positivo y bonito como, por ejemplo, su sublimación a través del arte, ya sea el dibujo, la pintura, la escritura, la música, o a través de una forma determinada de ocupar el tiempo o de vivir nuestro oficio. También se trata de saber guiar nuestra forma de pensar para que sea un pensamiento realista, positivo, sano y práctico.

"La mayor parte de las equivocaciones en la vida nacen de que cuando debemos pensar, sentimos, y cuando debemos sentir, pensamos." J. Churton Collins.

Y es que hemos sobrestimado durante tanto tiempo los factores racionales que nos hemos olvidado del papel de los sentimientos.

Las emociones pueden hacernos disfrutar de lo mejor, de la esencia de la vida, pero mal gestionadas puede llevarnos al más profundo vacío.

5 habilidades principales:

1. Capacidad de conocer las propias emociones.
2. Capacidad de controlar las emociones.
3. La capacidad de automotivarse.
4. Capacidad de reconocer las emociones ajenas.
5. Capacidad de controlar las relaciones.

Para comenzar a conocerte mejor tienes aquí un test de inteligencia emocional sacado del libro Inteligencia Emocional. Técnicas de aprendizaje, de Lucrecia Pérsico.

Y para teminar te invito a hacer un ejercicio de autoconocimiento:

1. Piensa qué tipo de actitudes ajenas, de situaciones, son las que pueden provocarte las mayores reacciones de enfado o de furia.
2. Intenta recordar si hay en tu infancia incidentes que se asemejen a esas situaciones.
3. Pregunta a alguien de tu mayor confianza qué emociones cree que predominan en ti.
 


El gran espejo


Había sido un día que hubiera querido borrar de su memoria. Senda nunca se había tenido mucho cariño, bueno nunca había tenido apenas cariño, por tanto, apenas podía saber lo que era quererse.

Además su novio la había dejado, ya no sabía ni quién era, su identidad se había fundido demasiado con él todos esos años.

Paseaba por la ciudad con la mirada perdida y sin poder contener las lágrimas, pero en ese momento casi le daba igual encontrarse con algún conocido, sin embargo, en la calle no podía llorar abiertamente como ella necesitaba, y su casa se le caía encima.

Pensó en ir a algún tanatorio donde, con todos los respetos, poder fundir su llanto con el de otras personas, aunque temía que le preguntaran de qué conocía al difunto.

Con suerte pronto comenzó a sentirse muy cansada, había caminado durante una hora casi sin darse cuenta, tuvo que coger un autobús para volver a casa. Al llegar se sentía como si no tuviera alma, pero con suerte se durmió enseguida.

Cayó en un profundo sueño que por fin le libraba durante unas horas de su dolor.

Y ahí apareció esa sensación que le era familiar, parecía estar flotando en el aire. Se encontraba ante un gran espejo, su alma le dijo desde el otro lado de sí misma, en el reflejo, algo que nunca olvidaría:

- Vivo sólo para estar contigo, para hacerte feliz, para experimentar intensamente cada uno de los días de tu vida. Eres lo que más quiero y has de saber que sólo te tengo a ti, no me abandones nunca, bueno en realidad eso es imposible porque yo siempre estoy ahí lo quieras tú o no pero si trabajamos en equipo todo irá bien. Recuerda esto cuando salgas de este estado y llegues a lo que llamas despertar.