Todos somos héroes de lo cotidiano


¿Alguna vez te has preguntado: me conozco realmente?, ¿coincide la imagen que tengo de mí con la imagen que tienen los demás de mí?.
Estas preguntas no siempre son fáciles de responder, una de las cosas más profundas y difíciles de esta vida es llegar a conocerse a uno mismo realmente, pero para ello se debe estar dispuesto a cuestionar esa imagen uno tiene de sí mismo, al menos en parte, seguro que hay zonas bien conocidas para nosotros y que coinciden con la visión de los demás, pero hay otra parte, que todos tenemos en alguna medida, que no conocemos y que no coincide con la imagen que los demás tienen de nosotros.

Esta zona no conocida por nosotros vamos a llamarla: sombra, puede cubrir nuestra mente en mayor o menor medida, ahí es donde hay una gran variabildad entre las personas. Y tenemos que saber que siempre tendremos algo de sombra, aunque consigamos reducirla, que ya es un gran reto.

Suele darnos miedo cuestionarnos, aunque lo que más miedo debería darnos es no hacerlo, sin embargo, lo único que vamos a hacer es ganar siempre. Buscar conscientemente y esforzarnos por encontrar sombra en nosotros es ya poner luz en eso que estaba oculto, y esa zona ya con luz sí podemos gestionarla, en vez de que ella nos gestione a nosotros, dejándonos sin capacidad de decisión y boicoteando en nuestra vida.

En verdad una de las cosas más difíciles es conocernos a nosotros mismos, y es difícil precisamente porque nos tenemos muy cerca, en ocasiones somos como nuestro propio punto ciego, que sin embargo sí ven los demás, es como cuando un coche se acerca al nuestro por la derecha, hay un punto ciego con el que tenemos que tener cuidado, así mismo nos pasa a nosotros, si no tenemos en cuenta que hay zonas desconocidas podemos ser temerarios en nuestra vida y con los demás.

De hecho cada uno de nosotros tenemos dentro pequeños héroes de lo cotidiano que aún no han sido reconocidos y están deseando salir a la luz para poder desempeñar mejor su trabajo y hacer más logros para nosotros y para los demás.

Así, porque no es oro todo lo que reluce ni terrible todo lo que no es oro, te invito a ver un breve y precioso vídeo en este original blog de Nano Cartoon, en su entrada La sombra de la duda, donde podrás ver un ejemplo de sombra a nivel colectivo y una preciosa historia del cirujano clandestino llamado: Dr. Hamilton Naki.

Mi pasión en las redes


No concibo convivir en las redes sin pasión, pasión por vivir, por compartir y por respetar las diferencias y lo que cada uno representa.

Después de la inspiradora entrevista hecha a Nacho Gallego en mi anterior post me apetece contar mi experiencia en las redes sociales y tengo que decir que realmente me da muchas satisfacciones, conocer y conectar con personas me hace sentir muy acompañada en mi camino además de enriquecerme día a día.

En 2011 comencé a utilizar las redes sociales, he ido observando y aprendiendo muchas cosas, haciendo mi propia evolución. Algunas de las cosas que he aprendido son éstas:

1. El ordenador puede hacer una función muy parecida a cuando vamos en el coche sintiéndonos demasiado protegidos, y en ocasiones se aprovecha para insultar o expresar el enfado e impaciencia a otros cuando algo no sale como esperamos o cuando los demás piensan de forma diferente. Parece que nadie nos ve y entonces dejamos salir nuestros peores impulsos, quizá desahogando cosas que tenemos guardadas. Así lo mejor será interaccionar con la misma educación que si estuvieran delante de nosotros, sin coche y sin ordenador.

2. Hay una forma buena y general de utilizar las redes y es con autenticidad. De nada sirve tratar de ser como no eres, pues ser como uno es ya, es algo maraviloso, todos tenemos mucho que ofrecer en la red.

3. Hay 3 temas importantes de los que puede ser conflictivo hablar, lo mismo que en offline, y estos temas son: política, religión y sexo. Bueno y en realidad puede haber un cuarto tema: el fútbol. Son temas que normalmente y, aunque no nos demos cuenta, activan nuestra parte más emocional, atrapándonos. Esto conlleva un gran riesgo de no estar respetando las opiniones de los demás y empezar una batalla campal de "a ver quién gana", llegando a apreciaciones personales, en ocasiones enmascaradas de respeto y humildad falsos y paternalistas, que esconden en realidad sensación de superioridad.


4. Se pueden compartir muchas cosas, hacer entrevistas, trabajos en equipo, ayudar en la elección de una foto, pedir opiniones sobre un tema, y entre todos construir una comunidad personal en la que hay interacción y aprendizaje y pueden surgir las mejores ideas.

5. Es importante seguir en las redes a personas con mucha humanidad y respeto por los demás, sentando las bases de lo que tú quieres es como podrás coseguir el ambiente y la comunidad que deseas y que te enriquece, aprender así día a día de esas personas, como por ejemplo Eva Collado, para mí ahora es un referente y creo que plantea una muy buena forma de convivir en este medio tan fructífero, sentando las bases junto con otras personas del mejor futuro en la red.

6. Cada vez soy más consciente de que las redes sociales las debe manejar y gestionar uno mismo con moderación, teniendo claro qué se quiere compartir, objetivos y por cuánto tiempo se utilizan las redes en el día a día, para que sea algo enriquecedor a sumar, y no algo que te quita otras cosas importantes de tu vida.

Espero que este post te haya sido de utilidad y encantada si quieres compartir aquí un comentario.