El entrenamiento de la atención entrena la voluntad


El mayor tesoro que podamos tener dentro es nuestra voluntad, nuestra capacidad de poder decidir qué es lo que no queremos, qué es lo que queremos y dirigirnos hacia ello.

"El modo en que dirigimos la atención encierra, según Mischel, la llave de la voluntad", dice la página 103 del último libro de Daniel Goleman: Focus. La capacidad de alejar nuestra atención de un objeto deseado, la resistencia a la distracción es lo que nos permite mantener la atención en un objetivo, el que hemos elegido.

Es curioso porque una de nuestras mayores habilidades como humanos es la autojustificación, si nos distraemos de nuestro objetivo somos capaces de justificarlo de la manera más racional posible, todo antes que reconocer que hemos caído en la tentación de la distracción o de cualquier otro objeto, o en dejarnos manipular por un elemento exterior a nosotros.

Mantener la atención en un objetivo futuro es fortalecer el poder de la voluntad, y es tan poderoso que en el análisis estadístico del estudio reflejado por Daniel en el capítulo 8 de este libro: Receta para el autocontrol, refleja que el nivel de autocontrol de un niño resulta ser un predictor tan poderoso de su éxito financiero adulto, de su salud y de su historial delictivo como la clase social, la riqueza de la familia de origen o el CI.

Para mantener la atención en un punto hace falta aislarse de todo lo demás como, por ejemplo, para poder contar el número de árboles que hay en la foto de arriba. Aunque también es importante poder mantener la atención de una manera amplia, sin concentrarla en ningún punto, sino con apertura hacia todo lo que acontezca, es una forma de descanso del otro tipo de atención y una forma de dejar nuestro cerebro fluir en la creatividad y la imaginación.

Ahora te propongo seguir con el entrenamiento de la atención y de la voluntad con el ejercicio de hoy, en el que vamos a crear un bonito paisaje prestando atención a todos sus detalles. Comienza haciendo una relajación física, que ya has aprendido a hacer en tu entrenamiento de cada día con los ejercicios anteriores, o si lo prefieres escucha primero el ejercicio 6, que es el más completo de la relajación física: brazos, piernas y vientre blandos y calientes.

Ejercicio 9