De la medicación a la relajación


Somos un misterio de luces y sombras y mi mayor anhelo siempre fue conocerlo, eso es lo que me llevó a practicar la relajación diariamente desde 1992, por una parte quería deshacer dentro de mí el sufrimiento y encontrar un refugio donde, por fin, sentir el alivio deseado, y por otra parte quería profundizar en mí, saber quién soy, de qué estamos hechos en lo más profundo de nuestra alma.

Día a día experimentaba cómo mis pulsaciones iban haciéndose más moderadamente lentas, mi respiración comenzaba a ser siempre de diafragma, tranquila, incluso en algunas situaciones en las que antes me hubieran estresado más fácilmente.

Cada día sonaba la banda sonora de la película Baraka en mi reproductor de cd, cada día se me ablandaba más el corazón, sintiendo el dolor de cada persona que pudiera estar sufriendo en ese momento, comprendiendo en lo más profundo el dolor de la persona que me hacía daño, comprendiendo en lo más profundo por qué a veces yo hacía daño, sintiendo ese regalo que llaman compasión y que nos lleva al ser humano a hacer las mayores muestras de amor a los demás y a nosotros mismos, la compasión que lleva a la bondad más estremecedora con todos y con todo, sin quedar excluido uno mismo sino como parte importante de todo.

Ese refugio fue para mí la verdadera construcción de mis pilares y, aunque aún me quedaba y me queda mucho por aprender, todo lo asentaría a partir de ese firme y suave colchón.
De la medicación a la relajación es el título de mi libro, donde he querido reflejar todo lo aprendido por mí respecto a entrenamiento en relajación, entrenamiento en saber entrar en las motivaciones más profundas y auténticas.

Y así no hay momento que pueda recordar con más cariño que la primera relajación que supuso el comienzo de aprender a quererme y a querer a los demás.

Por eso me llena mucho porder compartir aquí todo cuanto sé y cuanto siento, con tantas iniciativas que no buscan más que ayudar a que la vida sea más sencilla para todos y podamos seguir evolucionando y haciendo cambios importantes en nuestras vidas y en nuestros trabajos:
Alejandro Villar MartínEva Collado, Soluciones3E, Nacho Gallego, Clara Arias, Jose Manuel Ruíz, Nino Ortea, y otras muchas personas que comparten su saber y nos dan la oportunidad de aprender.  Gracias a todas esas iniciativas y a todos los lectores de este blog y toda la gente de las redes sociales que comparte sus momentos y su vida conmigo.

Y muy en especial agradezco a todos mis alumnos de las clases de relajación su compañía y todo el aprendizaje que ellos me ofrecen.