Elegir terapia


En ocasiones hay etapas en la vida en las que surgen dificultades que resultan difíciles de superar sin ayuda especializada. En esos momentos nos planteamos ir a una consulta de psicología y podemos tener una cierta desorientación a la hora de elegir el terapeuta y el tipo de terapia, siempre vamos a decantarnos primero por alguien de quien nos han hablado bien. 

Una de las cosas importantes a la hora de elegir terapeuta sería comprobar que nos sentimos bien en compañía de ese profesional, puesto que vamos a hacer un proceso importante para nosotros. Si sentimos confianza en el terapeuta y se desarrolla un vínculo sano, entonces es más fácil trabajar y habrá más probabilidad de que solucionemos de forma satisfactoria nuestras dificultades.

Sin embargo hay más cosas que podríamos tener en cuenta a la hora de elegir el tipo de terapia. En la actualidad cada vez más terapeutas reconocen las bondades y limitaciones de cada orientación psicológica o cada escuela, por esta razón adherirse en exceso a lo que dice una escuela es tener con más probabilidad puntos ciegos como terapeutas, que pueden no estar ayudando en el tratamiento de una problemática. 


La cuestión es que cada escuela se centra más en unos aspectos del ser humano descuidando otros, por ejemplo la escuela conductista cree que el origen de las problemáticas está sólo en la conducta y, por tanto, lo único que hay que hacer es tratar la conducta para solucionar cualquier problema. Así es que quedan fuera tanto pensamientos como emociones e incluso esas inquietudes que, en ciertas etapas de la vida, la persona puede tener respecto a cuál es el sentido de su vida.

Para comprender mejor todo esto vamos a verlo en un cuadro muy sencillo recogido del Modelo Integral de ken Wilber:
Este cuadro recoge todos los ámbitos del ser humano, desde lo más subjetivo a lo más objetivo, desde lo individual hasta lo colectivo. Una problemática puede surgir o hacerse explícita en alguno de estos cuadrantes pero desde luego todos están interconectados.

Vamos a ver ahora diferentes formas de terapia, en qué lugar del cuadro se encontrarían, sus fortalezas y sus limitaciones:
1. Psicoanálisis y terapia psicodinámica: estaría situada en el cuadrante superior izquierdo, atendiendo a la subjetividad de la persona.
  • Fortalezas: trata las causas y el origen de la problemática, que a menudo está en la infancia, parte de la vivencia subjetiva de la persona y trata de incluir una perspectiva más equilibrada y realista en ese proceso.
  • Limitaciones: no se ocupa del desarrollo que tiene lugar a partir de la vida adulta, una vez superados los problemas que tenían que ver con la infancia.
2. Terapia de conducta: se encontraría en el cuadrante superior derecho, atendiendo a la parte objetiva y exterior de la problemática que tiene la persona, es decir, los desórdenes de la conducta, lo observable.
  • Fortalezastrata desórdenes en la conducta enseñando paso a paso conductas más adaptativas.
  • Limitaciones: no atiende a cualquier otro elemento de la persona que esté incidiendo en esa problemática, de manera que posiblemente los síntomas tratados no aparezcan pero sí aparezcan otros.
3. Terapia cognitivo-conductual: estaría entre el cuadrante superior izquierdo y el superior derecho, atendiendo tanto a lo subjetivo de los pensamientos como a lo objetivo de la conducta.
  • Fortalezas: su tratamiento puede resultar más completo y efectivo al tratar dos frentes a la vez, enseñando conductas más adaptadas y enseñando una reestructuración cognitiva para que la forma de pensar sea más realista y sana.
  • Limitaciones: no tiene en cuenta las emociones ni las trata, ni cómo se dan en la actualidad ni si su origen es en el pasado.
4. Terapia humanista: estaría en el cuadrante superior izquierdo, atendiendo a la subjetividad y vivencia de la persona y en el inferior izquiedo atendiendo también a lo relacional del "nosotros".
  • Fortalezas: trata directamente la experiencia de la persona, escuchándola y comprendiéndola, trata las emociones y contempla cuál pudo ser el origen de esa problemática  siempre con el objetivo de llevar a la persona a vivenciar más plenamente el presente. Confía en el poder y los recursos de la propia persona para tener salud psicológica.
  • Limitaciones: se puede llegar a descuidar la importancia de lo externo y objetivo, como lo biológico y el ambiente o las circunstancias, pues hay cosas que no dependen de nosotros y también tienen una influencia.
 5. Terapia sistémica y familiar: estaría en el cuadrante inferior derecho, atendiendo la objetividad de lo colectivo, a los sistemas grupales y familiares y cómo se desarrollan.
  • Fortalezas: trata problemáticas familiares ayudando en una toma de conciencia de los diferentes roles que están presentes en cada familia y enseña la negociación y la mediación para que el propio sistema familiar se desarrolle con autonomía y un mayor equilibrio.
  • Limitaciones: no atiende en profundidad a la experiencia subjetiva de la individualidad de cada persona. 
Los terapeutas conscientes de las fortalezas y limitaciones de cada orientación pueden hacer un tratamiento más realista con las técnicas que manejan. 
Como podemos ver cada una de las escuelas en psicología que puedan existir van a tener sus fortalezas y sus limitaciones, puede haber algunas más reduccionistas que otras, sin embargo, lo más importante es ser consciente de las bondades y limitaciones de cada una, saber esto puede darnos más libertad a la hora de elegir el tipo de terapia y lo que creemos que va a ser mejor para nosotros.
 

Adultos


Durante la vida adulta hay una tendencia a expresar aspectos de nuestra personalidad que habían sido reprimidos durante la juventud.

En la medida en que, en más o menos grado, estos aspectos estén reprimidos o metidos en una especie de sótano psicológico, quedará estancada una energía que necesitaremos en nuestra vida adulta para seguir avanzando y desarrollándonos.

Por esta razón, en muchas ocasiones, la vida adulta es el momento en el que se desarrollan problemas de adaptación o problemas psicológicos.

Estos problemas pueden comenzar por una crisis, algún cambio importante en nuestra vida, a partir del cual, no hemos sido capaces de remontar o continuar con una vida satisfactoria.

Por eso el momento de la crisis puede ser una gran oportunidad para revisar qué hay estancado en nuestro interior que nos está bloqueando y hace que no podamos llevar la vida que quisiéramos.

Si queremos explicarlo desde el Modelo Integral de Ken Wilber, los estadios psicológicos del desarrollo podríamos compararlos con una escalera, cada pedaño simbolizaría cada uno de los estadios por los que pasamos en nuestra vida. Cada peldaño descansa en el anterior, por eso si hay un daño importante en alguno de los peldaños, los siguientes puede que no tengan un apoyo muy seguro y con más probabilidad pueden surgir problemas de adaptación cuando surgen diferentes situaciones en la vida adulta.

Por esta razón, muchas veces, se hace necesario revisar el nivel donde se produjo un daño, para retomar lo que quedó en ese sótano psicológico, atravesarlo, liberarlo y transformarlo poniéndolo a la luz de la conciencia, en un ambiente seguro y con una perspectiva de comprensión y de abrazar e integrar lo que ahí está. Este proceso tendrá lugar gracias al esfuerzo del escalador, que es el yo.

De esta manera quedará libre mucha energía que nos ayudará a superar la crisis en la mejor de las condiciones, que es aprendiendo de nosotros, haciéndonos más fuertes, con más poder y, a la vez, con más responsabilidad.


La mente


Os invito a hacer un viaje al centro de nuestra mente. Si nos centráramos en el ámbito más cognitivo de la mente podríamos compararla con diferentes estratos de la tierra. Un acantilado supondría un corte de tierra en el que podríamos ver varias capas.

En las capas más profundas estarían nuestras creencias más centrales o nucleares, están en uno de los niveles más centrales de nuestra conciencia, constituyen nuestros valores fundamentales, nuestra identidad, las afirmaciones más globales y rotundas acerca de nosotros mismos, del mundo y de los demás. Pueden ser realistas y flexibles e irse adaptando a las circunstancias, o bien pueden no ser realistas, ser globales, generalizadoras y rígidas, aceptándolas como verdades absolutas.

Por ejemplo:
  • Creencias hacia nosotros mismos: "soy débil", "no valgo", "tengo menos capacidad que los demás".
  • Creencias hacia los demás: "no deberían hacerme esto", "la gente no es de fiar".
  • Creencias hacia la vida, el mundo: "la vida es muy difícil", "este mundo es una vergüenza".
 En algunas capas menos profundas estarían las creencias intermedias. Son valoraciones, suposiciones y reglas que obedecen a las creencias nucleares.

Por ejemplo: ante la creencia nuclear "no valgo", para sobrevivir psicológicamente debo demostrarme constantemente que no es así y que sí valgo, entonces si tengo por delante unas oposiciones que superar hago la equivalencia: "si las apruebo valgo, si no las apruebo es demostración de que no valgo".

Si una de mis creencias nucleares es que para ser feliz debo tener una familia unida entonces, si esto no se cumple, la suposición será: "como no he conseguido tener una familia unida entonces he fracasado en mi vida".

Si ya nos vamos más a la superficie, podemos encontrar algunos arbustos y árboles que adornan la cima de este acantilado. Esta vegetación aquí serían los pensamientos, algunos conscientes y otros no, pero son frases que nos decimos a nosotros mismos y que obedecen a estas creencias para que podamos sentir equilibrio y coherencia.

Entonces si seguimos el ejemplo anterior los pensamientos serían: "soy un fracasado" "no consigo nada en la vida", etc. Ya estamos hablando de errores de pensamiento o pensamientos distorsionados que actúan en coherencia a estas creencias, y que van creando el contenido de nuestro diálogo interior.

A menudo nos da vértigo cuestionarnos nuestras creencias más profundas, pero es la única forma de ver cuáles son más aptas para hacernos la vida más fácil y cuáles hay que tirar del pedestal en el que las habíamos puesto, quizá porque provienen de nuestro ámbito familiar y sentimos que vamos traicionar a alguien, pero lo único que en realidad vamos a hacer es mejorar y permitir una mayor evolución que quizá nuestros antepasados no se pudieron permitirse.

Crear un blog


Quiero presentaros una iniciativa muy interesante, se trata de un concurso de blogs, hecho desde la participación entre todos, que es como salen las grandes cosas.

Agradezco la nominación de mi blog por parte de la empresa Soluciones 3E, es para mí un honor y una grata sorpresa ver cómo hay muchas personas están trabajando por dar contenidos de calidad e interés en blogs que nos pueden hacer el día a día más fácil respondiendo a cuestiones de gran interés como por ejemplo el bienestar, la salud y el trabajo.

Describo aquí los pasos a seguir si quieres formar parte de esta iniciativa con tu blog:

1. Nombrar y agradecer el premio a la persona/ blog que ha concedido la nominación.

2. Hacerte seguidor de alguna manera del blog.

3. Responder a las 11 preguntas que te hace.

4. Conceder el premio a 11 blogs que te gusten, que acaben de empezar, que tengan pocos seguidores…

5. Hacer 11 nuevas preguntas a quienes son premiados.

6. Informar del premio a cada uno de los blogs que nomines.

7. Visitar los 10 blogs que han sido premiados junto al tuyo.

Ahora responderé a las 11 preguntas que la empresa Soluciones 3E me ha hecho:
1 . ¿Qué hizo que empezaras a escribir tu blog?
Mi motivación por dar a conocer herramientas de la psicología que puedan hacer la vida más fácil a todos.

2. ¿Cuánto tiempo llevas escribiendo el blog?
1 año y medio más o menos.

3. ¿Recomendarías a alguien que piensa en escribir un blog a hacerlo?
Por supuesto, es un medio de expresión y comunicación muy enriquecedor, escribir ayuda a ordenar las ideas y a mejorar en cualquier ámbito, además de ofrecer conocimiento y experiencias a otras personas.

4. ¿A qué público te diriges principalmente al escribir tu blog, sobre qué tema crees que quieren aprender en él?
Me dirijo a cualquier persona que quiera aprender un poco más de sí misma. Cuando visitan mi blog creo que lo que quieren aprender son  estrategias sencillas y práticas para ser más feliz.

5. ¿Te sientes enganchado a escribir en tu blog?
Siento un vínculo y un compromiso conmigo misma por seguir aprendiendo que hace que mi motivación por seguir creando contenidos no se agote.

6. ¿Estás suscrito a muchos blogs porque te gustan sus publicaciones habituales?
Sí, estoy suscrita a varios blogs de los que puedo enriquecerme y en los que me gusta paticipar, luego los presentaré.

7. ¿Crees que si algún día decidieras dejar de escribir, sentirías un vacío?
Creo que si algún día decidiera dejar de escribir en el  blog podría sentir ese vacío pero encontraría otro sitio donde escribir, creo que siempre estamos creando de alguna manera.

8. ¿Encuentras fácilmente en tu entorno ideas inspiradoras?
En todo momento, observándome a mí y a los demás.

9. Cuando no te dedicas a tu trabajo habitual y necesitas desconectar ¿Qué actividad te desconecta y te apasiona?
Bailar, cantar, leer, conversar...

10. En tu vida diaria ¿necesitas la aprobación de los demás para realizar alguno de tus sueños?
Realmente sólo yo puedo aprobar mis sueños, lo contrario sería engañoso.

11. Y por último, y si has encontrado tiempo para mirar un poco mi blog ¿te ha gustado?
Me ha encantado conocer Soluciones 3E y te sigo desde hace algún tiempo pues creo que das una información de gran interés para todos los cuidadores que con gran empeño velan por nuestros mayores.

Paso ahora a nombrar los 11 blogs que yo sigo y me resultan de gran interés:

1. Soluciones 3E.  Ayuda a domicilio en Oviedo.
3. Lara Hernández. Psicóloga clínica.

8. Emplea-t 4x4. Nuevo modelo de búsqueda de empleo.
9. Paula Baldó.  Su experiencia en Emplea-t 4x4.
10. Desencadenado. Cómo crear tu empresa.

Las 11 preguntas que yo he contestado me parecen muy adecuadas y, en mi caso, van a ser las mismas que yo lanzo ahora. ¿Te animas a que te entreviste?