Beneficios de la relajación


Cada día, en algunos colegios de España, los chavales comienzan con una relajación guiada por el profesor, tan sólo 5 minutos llevando la atención al cuerpo y visualizando un paisaje hace que puedan comenzar la mañana con mejor disposición, creando un buen ambiente en el aula, y haciendo que su atención y concentración tenga un mayor rendimiento.

Sus beneficios en el aula han quedado probados en un estudio realizado por el profesor Luis López González en una docena de centros escolares y con muy buenos resultados, mejorando el bienestar  subjetivo, la atención y el clima de aula, además de disminuir el estrés escolar de profesores y alumnos, entre otros aspectos positivos.


Son muchas ya las investigaciones y estudios donde se prueba cuáles son los beneficios de la relajación:
  1. Aumenta la resistencia eléctrica de la piel, de manera que hay más resistencia a las infecciones.
  2. Entrena el sistema nervioso vegetativo y equilibra el sistema simpático con el parasimpático.
  3. El hipotálamo segrega sustancias ansiolíticas y analgésicas.
  4. Aumenta el volumen de sangre y de oxígeno en los tejidos.
  5. Las arterias coronarias se dilatan.
  6. Disminuye la cantidad de colesterol en sangre.
  7. Aumenta el número de leucocitos o glóbulos blancos que nos defienden contra infecciones.
  8. Disminuye la hormona cortisol, que es la que inhibe el sistema inmunológico.
Aprender a relajarse de una manera estructurada es enseñar a nuestra atención a que nos haga caso, de manera que podemos utilizar toda la atención en una tarea con el objetivo de rendir más y disfrutarla más.

Por otra parte, en estado de relajación la mente puede ser mucho más creativa, dejamos que nuestra mente fluya e imaginamos mejor, cosa que podemos necesitar para cualquier trabajo creativo o para solucionar problemáticas que se nos presenten en nuestro día a día.

Como anécdota que expresa muy bien cuáles son las sensaciones de estar en estado de relajación, Diane Roffe Steinrotter obtuvo una medalla en esquí en los juegos olímpicos de invierno de 1994. Al terminar comentó que no recordaba nada excepto que estaba absorta en la relajación: “me sentía como en una cascada”.

Se trata de momentos en que cuerpo y mente se sincronizan totalmente en un instante de realidad presente. Practica observando esta cascada: Mindfulness