La motivación


La motivación resulta algo clave en el ser humano, es el eje desde donde parten nuestros movimientos, nuestras acciones y decisiones. Es el impulso que persigue la satisfacción de nuestros deseos.

Puede que alguna situación que estemos viviendo no sea muy agradable, sin embargo, depende de cómo aprendamos a generarnos motivación para que podamos afrontarla de una manera u otra.

Se cultiva, se aprende, se puede generar en uno mismo, es lo que se llama automotivación. Hay algunos factores que pueden ayudarnos y favorecer que cada día sepamos regenerar esta motivación, es una buena forma de cuidarnos pues nuestra motivación requerirá que mantengamos unas condiciones para nuestro bienestar.

Así será necesario tener una moderada y buena alimentación, hacer ejercicio y tratar de rodearnos en la medida de lo posible de personas que nos agraden y enriquezcan.

En lo que respecta a nuestro interior podemos hacer mucho más para matener la motivación a raya si seguimos unas pautas.

6 pasos para mantener una buena automotivación:

1. Haz frecuentemente un examen de conciencia sobre lo que realmente quieres. Asegúrate de que no es lo que los demás desean para ti, por muy buenas que sean sus intenciones.
2. Acuérdate de los logros de tu vida.
3. Haz un buen plan de lo que quieres hacer, con objetivos realistas para ti, que sea práctico y factible. Para ello asesórate, cuanta más información mejor, baraja todas las posibilidades con apertura, estudiando pros y contras de cada opción.
4. Divide tus objetivos en metas pequeñas y que puedas cumplir, que te aseguren el éxito.
5. Concédete premios en función del logro de esas metas pequeñas. Planifica los premios de tal manera que sea sensátamente probable podértelo conceder, que no sea ni demasiado fácil como para que pierda tu interés, ni demasiado difícil como para que te frustre.
6. Cuando vayas consiguiendo las pequeñas metas acostúmbrate a recordarlas de vez en cuando, sobre todo en días de bloqueo o bajón.

Si eres una persona que te gusta ayudar a los demás ésta será una muy buena forma, ayudándote a ti primero, pues hay otra buena noticia y es que es ¡muy pero que muy contagiosa!