¿Demasiada tensión o demasiada relajación?




A veces estamos tan cerca de nosotros mismos que no nos vemos, aunque a veces estamos tan lejos que tampoco nos vemos. Esta es una imagen útil para comprender cómo es la relación con nosotros mismos. Si nos apegamos demasiado a las cosas, si nos invaden demasiado las emociones y los pensamientos podemos llegar a identificarnos demasiado con todo ello. Por el contrario si nos desapegamos demasiado de las cosas, si nos desconectamos demasiado de las emociones y los pensamientos podemos llegar a no tener un buen conocimiento e identidad de nosotros mismos. Así, la cuerda que simboliza el vínculo de relación con nosotros mismos, puede estar demasiado floja o demasiado tensa. Esto mismo se refleja en nuestras relaciones con los demás. Ser consciente de cómo está nuestra cuerda es un primer paso muy importante.