La crisis y el cambio



Cuando detectamos en nosotros un desacuerdo interior se trata de que una parte de nosotros piensa o siente o hace una cosa y otra parte de nosotros otra cosa diferente u opuesta. Esto crea un gran malestar, sin embargo, así como en las relaciones de pareja es inevitable y hasta necesario este fluir entre las diferencias y acuerdos que devuelven el equilibrio, en el interior de uno mismo también se puede llegar a negociar entre las diferentes partes en conflicto, y justo esto es lo que nos lleva a aprovechar cualquier conflicto interno o crisis, de otra manera habrá resistencias al cambio y habrá una cierta excisión entre esas partes. En este caso la terapia puede adquirir una importancia clave pues el terapeuta se convierte en el mediador del conflicto.